sábado, 4 de septiembre de 2010

érase una vez...

De pequeña no había cosa que me gustara más que los cuentos. "Yaya, cuéntame un cuento" suplicaba una y otra vez a mi pobre abuela poco acostumbrada a tales refinamientos pues sus cinco hijos varones sólo habían tenido interés en pegarle coces a un balón de la mañana a la noche y los pocos cuentos que sabía se habían perdido en los recovecos de su, ya maltrecha, memoria.

Gracias a dios en la biblioteca de mi abuelo descubrí un tesoro: dos libros de cuentos de Andersen, ilustrados por el gran gran Emilio Freixas (dios, no sé cuántas horas pude pasar mirando esos dibujos). Esas pequeñas historias de terror me fascinaban. Estamos hablando de los cuentos originales, de mucho antes de que fueran censurados y recortados de aquí y allá y adaptados de forma que historias de muchas páginas se convertían en edulcoradas historietas de amor. En estos cuentos había asesinatos, amputaciones, suicidios... creo que no recuerdo ninguno que acabara bien ¬¬













Para compensar, mi madre me compraba libros menos macabros pero muy bien elegidos, a decir verdad... En los años 80, la editorial Lumen creó una colección de cuentos llamada "A favor de las niñas" con texto de Adela Turín e ilustraciones de "Nella Bosnia"... podías encontrar elefantas rosas que no querían ser de ese color, tortugas que abandonaban a su tortugo porque las dejaba todo el día solas en casa cuidando de una montaña de regalos que no las dejaba moverse, chicas que dejaban al gato al cuidado de la vecina para irse a recorrer mundo...
Los conservo todos y los releo de vez en cuando porque son pequeñas obras de arte... el tipo de papel, el tipo de letra, las ilustraciones... todo estaba tan bien hecho que, desde luego, no eran aptos para niños 'destrozones'.






Pronto dejaron de hacerse libros así y había perdido ya toda esperanza de volver a encontrar libros de cuentos que merecieran la pena hasta que un día...





PRINCESAS OLVIDADAS O DESCONOCIDAS


Llevo mucho tiempo ya siguiéndole la pista a este libro y a los siguientes de la colección. Intento convencerme de que son demasiado caros, de que ya no tengo edad para estas cosas... pero es que sueño con este libro.
Finalmente me lo voy a regalar por mi cumpleaños. No puedo aguantar más.


En la portada de arriba, la muy chunga princesa Tremendushka




La princesa Sapina se pasa el día persiguiendo sapos ...


"Su nombre no tiene ninguna relación con su aspecto físico. Es muy bella, no babea, no croa y no tiene verrugas. Su piel no es verde, sino rosa encendido; y ella es lo más dulce y refinado. Vive en un palacio, no en un charco. Anda en busca de su principe azul, convencida de que se oculta tras el aspecto de un sapo. No pierde la esperanza de encontrarlo y pasa lo mejor de su tiempo con los pies en el cieno besando a todos los batracios que se le cruzan. Según las últimas noticias, sigue con los pies en remojo y sola.
Su prima: la princesa Diplodocus. La misma historia, pero aún más triste, ya que es dificilísimo hoy día tropezarse con un diplodocus."






La princesa Blandina se parece tanto a mí...

"De la familia de reyes holgazanes. La inactividad es su norma y tiene la pereza como lema. Su escudo indica, con un almohadón de fondo: “Dormire bonus est”
Esta familia luce en lugar de corana, gorro de dormir. En vez de trajes de gala, camisones. Su política la inercia; su filosofía, el aburrimiento.
La princesa Blandina tiene como norma absoluta no hacer nada que pueda costarle el menor esfuerzo. Se acuesta pronto y se levanta tarde y jamás perdona una siesta. Entre esos momentos de reposo y a fin de relajarse, descansa cómodamente sobre inmensos almohadones de blandura legendaria.


De la misma familia:
- La bella durmiente: Con el pretexto de un pinchacito de nada, durmió durante 100 años arrastrando a toda su corte con ella.
- La princesa Mepesalcú: Nunca levantada, siempre acostada.
- La princesa pluma: Siempre en la luna."

Y tantas otras princesas...


No le perdais la pista a Rébecca Dautremer, para mí es una de mas mejores ilustradoras que hay hoy en día. Este libro es una auténtica obra de arte y los siguientes (“Enamorados”, “Babagaya”, “Sentimiento”, “Nasrudin”, “Cyrano” “La tortuga gigante de las galápagos” o “Elvis”) aunque son menos vistosos merecen mucho la pena.
Al final, acabaré comprándomelos todos... uno por cumpleaños para que sea menos doloroso hacerse vieja. *
Share/Save/Bookmark

8 comentarios:

MJ dijo...

Yo tengo hace años el de las princesas y es uno de los mejores regalos que me han hecho nunca... eso si, nunca comparable al regalo de teneros ahora en mi vida :)

Gudulina dijo...

Soy una adicta a los cuentos ilustrados,tengo el de las princesas y el de Cyrano japonés que es precioso. Pero si te gusta Rebecca no te puedes perder las ilustraciones de Benjamin Lacombe.
Yo tambien me hago regalos por mi cumpleaños, ¿sabes?

Anónimo dijo...

Buenos dias,

Soy Violeta Marquez, responsable de la página http://zapatoshombre.org/ y estaría interesada en
realizar un intercambio de enlaces con ustedes en su página.
Email de contacto:
zapatoshombre@yahoo.com

charlotte dijo...

gracias MJ ;*

Gudulina, gracias, no conocía a Benjamin Lacombe pero sí a Mark Ryden que me encanta... XD

María dijo...

el cuento es genial me lo regalaron por mi cumple del año pasado! es taan bonito!!! verdad?

Tropiezos y trapecios dijo...

Las ilustraciones son geniales y ya se sabe que para los cuentos nunca hay edad :-)

A mi no me contaron muchos pero por eso rehago la historia y los escribo yo, algún día se los leeré a quién la suerte me condeda.

Un saludo.

Oski.

desde my ventana dijo...

Me paso por el enlace de Rébecca ahora,creo que me va a encantar,
Bss

Mrs Boho dijo...

Muchas gracias por las recomendaciones, las tendré en cuenta. Las ilustraciones muy chulas. Bsos!