miércoles, 25 de agosto de 2010

love it!!!!

ay ay ay ay lo que acabo de encontrar husmeando por ahí...
Happy loves Rosie es el blog de una diseñadora inglesa y ahí es donde he encontrado esto:






esta vieja caravana ha sufrido todo un proceso de renovación que la ha convertido en el rincón más acogedor del mundo... la vaciaron completamente de su antiguo mobiliario, la pintaron por dentro y por fuera y la volvieron a decorar de forma que dan ganas de quedarse a vivir.



 

muchos de los muebles han sido rescatados de mercadillos... aunque el pequeño armario de arriba es de ikea (la tela y los corazones son añadidos, claro).









 


 me echaba una siesta ahí ahora mismo...


la parte 'cocina' me encanta... ese pequeño horno tan vintage funciona perfectamente (sí, hay electricidad en la caravana). un sitio perfecto para desayunar.


bueno... esta preciosidad está aparcada en un rincón del jardín y la utiliza para sentarse a trabajar con el portátil, tomarse la merienda, echarse una siesta... qué buena idea tener una habitación así fuera de la casa, incluso se podría utilizar como 'casita de invitados'. cómo no, decir que moriría por tener algo así aunque, claro, primero necesito una casa con jardín. así que habrá que ir por pasos...

encontrado en:  happy loves rosie *
Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

charlotte dijo...

por cierto. hoy estoy muy contenta porque aparte de superar ya la 1000 visitas (sí, se que es una mierdecilla pero hasta hace poco pensaba que nadie iba a ver mi blog ni una vez)... además he pillado in fraganti una visita desde Alemania.
XD
bienvenida visita de Alemania!!!

Gudulina dijo...

De csita para invitados nada de nada. La quiero para mí sola, sería mi rincón privado,...es que cada vez tengo menos sitio en mi castillo.

María dijo...

es monísima!

patricia dijo...

Me encanta!Charlotte que buen gusto al escoger y colgar las fotos! yo tb me pegaría ahí una siesta y luego haría galletas!!!

Mónica Muñoz dijo...

buenooo que chulo, me encantaría tener ese espacio, es genial tenerlo para ir a trabajr, a leer o tomar un café.
Precioso.